Loteos para Barrios Privados Que Define la elección del proyecto a comprar


Niños en bicicleta, adolescentes que descansan en el clubhouse, adultos mayores que pasean tranquilos por calles arboladas, familias que pasean a sus mascotas. Las postales que se utilizan para vender lotes en barrios cerrados son casi idílicas. Pero ¿cuáles son los pasos que hay que seguir para que esa utopía no se transforme en pesadilla?

Borges Do canto /Matricula Nº 301) opina que es importante definir el perfil del interesado: si se trata de un comprador final o de un inversor que quiera “entrar en una oportunidad de negocio”.

Destacan que, en el primer caso, “si alguno quisiera realizar la operación mediante crédito hipotecario, debería buscar que sea factible, es decir, que se trate de un barrio escriturable”. Sobre el segundo caso, afirman que “generalmente buscan barrios no consolidados, en su mayoría de pozo, que representan una oportunidad por su gran potencialidad de urbanización y sus buenos accesos”.

La privacidad y seguridad, las variables “estrella”

Borges Do canto Corredor de Bienes Raices Matricula Nº 301 afirma que la mayoría de sus clientes que desean mudarse a un barrio cerrado poseen dos motivaciones: la seguridad y la privacidad. Con respecto a la seguridad, entran en juego las cámaras, el alambrado, las entradas y la vigilancia y su forma de trabajar: si la guardia hace o no recorrido por las calles de la urbanización. Borges recomienda asegurarse de que este servicio no encarezca demasiado las expensas, por lo que aconseja mirar barrios o countries que tengan un buen número de lotes junto con amenities que no impacten en el costo mensual.

La privacidad, en tanto, está dada por las reglamentaciones internas. “El potencial comprador debe mirar bien cuánto exigen de retiro y de espacio entre construcciones porque eso hace que el terreno termine siendo bastante más reducido de lo que se espera”, sostiene el especialista.

La cercanía es fundamental

La mayoría de los barrios privados se encuentra alejado de los centros urbanos importantes, por lo que el acceso es clave. En muchos casos, además, los emprendimientos de este tipo constituyen una “apuesta” por una zona que no está del todo desarrollada en infraestructura. Alejo Ricciardi, gerente comercial de Landa Inmobiliaria, asegura que la ubicación del barrio y los accesos desde las autopistas o avenidas “también hacen a la seguridad” de quien desee habitarlos.

“Aquellos barrios mejor ubicados y con buenos accesos son los más costosos. Lo mismo sucede con los más cercanos a la urbanización”, aseveran desde BDC Borges añade que “lo ideal” es poder resolver las necesidades cotidianas puertas adentro –hay varios ejemplos que poseen escuelas y almacenes en su interior, entre otros servicios– pero que siempre hay que sopesar el valor final del lote y de las expensas, además de la facilidad de acceso.

Analizar la tipología del lote

Algunos buscan vistas y prefieren aquellos lotes que den al golf. Otros quieren seguridad y evitan los perimetrales. La tipología de los terrenos es variada y es otro factor para considerar junto con el tamaño y la orientación. “Los más buscados son aquellos con mejor fondo, independientemente de su valor.

Por su parte, Borges Do canto recomienda mirar bien la orientación del terreno antes de elegirlo. “No es lo mismo uno que se extienda del norte al sur que otro del este al oeste. Dependiendo de la ubicación va a tener mayores o menores dificultades en lo que se refiere a la amplitud térmica”, apunta. Opina que la “peor opción” son aquellos orientados hacia el oeste “porque en todas las áreas da el sol fuerte hasta las 7 de la tarde”. La orientación preferida es la norte o noroeste/noreste.

Javier Borges Do Canto Martillero Publico y Corredor Tasador Inmobiliario Matricula Nº 301

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *